¿Qué hacer si sientes envidia? Soluciones prácticas.

“La envidia es el dolor que causa la prosperidad de los otros.” (Aristóteles) Cuando a un amigo le va de repente mucho mejor que a nosotros, a veces sentimos, muy en nuestro interior, que algo nos molesta. O cuando miramos las redes sociales y vemos la vida de los otros, aparentemente llena de felicidad, momentos de alegría, buena compañía, etc. nos sentimos insatisfechos o irritados.Y es así como se despierta una emoción muy frecuente sobre la cual pocos se atreven a hablar: la envidia.

Muchas personas que llegan a nuestra consulta nos confiesan que sufren sentimientos fuertes de envidia que no pueden controlar, que experimentan como una especie de nube negra que los invade y los hace sentir en un estado permanente de insatisfacción. Poder liberarse de estos sentimientos es muchas veces el anhelo fundamental.

La envidia es una emoción compleja que involucra pensamientos, sentimientos, emociones y conductas. Existen dos tendencias principales que llevan a una persona a sentir envidia: desear lo que no tiene y compararse con los demás, y la incapacidad de sentir empatía por la persona envidiada y ponerse en su lugar.

Es cierto que la envidia puede ser un gran motor para trabajar en nuestras metas o lanzarnos a la acción, sin embargo, no podemos hablar de envidia “sana” en estos casos porque el resultado de ella no conduce a que experimentemos una verdadera admiración hacia los otros. Por el contrario, el resultado en esos casos es casi siempre un doloroso sentimiento de frustración por alguna carencia que sentimos en lo más profundo de nuestro ser.

Hoy queremos darte 7 consejos para evitar o reducir esta emoción que posiblemente también a ti te robe energía y alegría de vida.

1No concentres el pensamiento en quien provoca envidia.

No todas las personas nos provocan envidia. Suelen ser personas específicas y aunque suena irónico, estas personas suelen ser cercanas a nosotros. La tendencia a la comparación aumenta, cuando se trata de personas que están a nuestro alcance: nuestros colegas de trabajo, nuestros amigos, nuestros familiares. Es por eso que la envidia se percibe con más frecuencia e intensamente, pues estas personas pertenecen de alguna manera a nuestro día a día.

¿Qué podemos hacer entonces? Queremos proponerte un ejercicio sencillo: Cuando tengas la próxima vez a “esa persona” cerca de ti, trata de no dirigir tu atención a ella y a las cosas que te provocan envidia. En cambio, enfócate en aquellas cosas que te recuerden lo que tienes tú, lo bien que estás tú, tus propios logros, tus fortalezas. Este ejercicio, no evitará el éxito del otro (no sería un objetivo beneficioso ni para ti ni para la otra persona) sino que te ayudará a centrarte, a enfocarte, a tener el control sobre ti, tus pensamientos y sentimientos.

2Fomenta la capacidad de admiración

Tienes dos opciones, cuando hablamos de la envidia:

a) Morirte de la envidia, dañándote a ti mismo, por aquello que ves que otros tienen o han logrado y tú no. Molestarte, frustrarte, entristecer, perder la esperanza, rendirte…

b) Fijarte y escuchar atentamente “cómo lo ha logrado él/ella”? ¿Cómo ha logrado su objetivo? ¿Qué hizo? ¿Dónde buscó ayuda? Y sobre todo ¿cómo y qué puedo aprender yo de él/ella? Esa es la parte maravillosa de la envidia (¡sí, tiene una!: que lo que otros han logrado, lo puedes lograr también tú. Y si alguien lo ha logrado antes que tú, hasta puedes ver sus pasos y aprender. Posiblemente te ahorres incluso los errores que ya él/ella cometió, pues ya tienes un ejemplo a seguir! Así que, si tu objetivo realmente es importante, ¡deja tu orgullo de lado y decide aprender, desde la admiración, para acercarte a tu meta!

3Cultiva la empatía.

Muchas personas creen que la empatía no puede aprenderse. Simplemente, se tiene o no se tiene. Aunque efectivamente hay personas que son más empáticas que otras, la empatía se puede aprender, desarrollar y ejercitar. Cuando hablamos de empatía, estamos refiriéndonos a la capacidad de ver las cosas desde la perspectiva del otro.

Especialmente cuando hablamos de la envidia, puede ser beneficioso cultivarla y entrenar tu capacidad de alegrarte por y con otros. Sobretodo, si “el otro” ya ha logrado aquello que también tú quieres lograr ¿Quién mejor que tú podría entender el esfuerzo, tiempo y paciencia que hay tras ese logro? Sí, posiblemente la otra persona lo haya logrado con poco esfuerzo…eso también pasa a veces. También en ese caso, puedes cultivar la empatía y agradecer a la vida por la forma en que premia a algunos de nosotros. Y en esos regalos o premios de la vida también estás incluido tú. Déjate sorprender.

4Potencia tu autoestima.

Cuando el amor propio flaquea aparece la envidia. Se trata de una manifestación mucho más común de lo que nos gusta admitir, no nos sentimos bien con nosotros mismos y nos comparamos con los demás. Y cuando nuestra autoestima está baja siempre somos la parte que pierde en cualquier comparación.

Los demás parecen vivir mejor en todos los sentidos. Mejor relación amorosa, hijos más educados, mejores profesiones, mejores siluetas, más equilibrio emocional, mejores casas y así sigue la lista.¿Qué tal, si tratas de centrarte más en ti mismo y menos en los demás? Atiende a lo que ya tienes, a tus cualidades, tus fortalezas. Pregunta a tus amigos y familiares qué aprecian y valoran en ti, e invierte en tu crecimiento personal. Puedes también buscar ayuda profesional. Sin duda, esa inversión va a ser para toda tu vida.

Si quieres potenciar tu autoestima como nunca antes, conocerte a profundidad y descubrir tu propósito de vida (y comenzar a trabajar en él), nuestro programa de coaching Dale más vida a tu vida. Empower me es para ti. Con gusto te acompañamos en el proceso.

Me interesa el programa!

5Desarrolla la gratitud.

Esa frase de seguro la has escuchado a menudo. Pero ¿qué significa esto en la práctica y por qué puede ayudarte? Déjanos explicártelo.

Hay dos clases de gratitud: la condicional y la incondicional. La primera consiste en sentirse bien cuando las cosas salen como uno espera. Como no siempre es así, acaba siendo una emoción poco duradera. La segunda consiste en una actitud y un hábito de vida, sentirse bien sin que haya ocurrido nada extraordinario; es decir: estar agradecido por todo y por nada a la vez. Al no estar condicionado por ningún otro acontecimiento, esta actitud es la precursora de la felicidad y el éxito personal en la vida.

Ser agradecido, tiene también mucho que ver con ser consciente. Consciente de todo aquello que tenemos: comida, bebida, tiempo, nuevas oportunidades, amistades, familiares, salud, vista, olfato, tacto… ¡Hay tantas cosas que tenemos, de las cuales no somos conscientes, pues las damos por sentadas! Pero no son obvias, pues, si miras a tu alrededor (no, no a aquel lado donde el césped es más verde, mira un poco más allá), verás que, no todos tienen aquellas cosas recién nombradas. ¡Hay tanto que tienes tú, que otros no tienen! ¿por qué centrarse entonces en lo que no tienes? Tú decides donde poner el foco.

A partir de hoy, cada vez que veas algo que otro tiene y tú no, “dale la vuelta a la tortilla” recordándote a ti mismo las cosas que tienes (incluso, aunque también eso lo tengan otros) pues aquí no se trata de despreciar o quitarle valor a los demás, sino de apreciar y aumentarle valor a lo que tú tienes.

6Sé realista y cuenta con que siempre habrá alguien que nos supere.

Este mundo está lleno de personas fabulosas, ingeniosas, inteligentes y bellas. Cada uno de nosotros, llegamos a este mundo con una serie de cualidades, fortalezas y capacidades. Pero como el ser humano está lleno de miedos e inseguridades empezamos a compararnos rápidamente con otros y descubrimos a personas que nos dan el sentir de poderlo hacer mucho mejor, más rápido,tener más experiencia, lograr más etc.

Queremos motivarte a ser realista. Sí, en el transcurso de tu vida, te encontrarás con muchas personas capacitadas, maravillosas, llenas de ideas, proyectos y talentos fenomenales. Algunas de ellas hasta podrán hacer algo mejor que tú, o serán más lindas, o más inteligentes o más capacitadas. Pero no tiene sentido que te enfoques en eso. Tú eres único. Nadie más se parece a ti. Posiblemente, otros hagan cosas parecidas a lo que tú haces, pero lo que tú haces, cómo lo haces, por qué lo haces, eso es único.

Así que, mantén el enfoque, sigue tus sueños, y no te dejes irritar por las capacidades, formas o ritmos de los otros. Lo que tu necesitas para vivir el propósito de tu vida ya lo tienes en ti. Te lo aseguramos.

7Construye un proyecto de vida que dé sentido a tu existencia.

Y finalmente, y desde nuestro punto de vista, el aspecto más importante: busca y encuentra el propósito de tu vida. ¿Para qué vives? ¿Cuál es tu pasión? ¿Qué es lo que quieres alcanzar? ¿Qué objetivos tienes en tu vida?

Las personas exitosas, tiene algo en común: tienen metas claras.

Si quieres ser libre de la envidia y comenzar a disfrutar de tu vida realmente tener un propósito claro te ayudará enfocarte. Saber hacia dónde nos dirigimos nos da la claridad necesaria para poder analizar dónde estamos, a dónde queremos llegar y qué pasos debemos dar. Saber a dónde queremos llegar, nos mantiene enfocados. ¡Hay tantas cosas que la vida ofrece! Pero todos tenemos algo en común: nuestros días solamente tiene 24hrs. ¿En qué inviertes ese tiempo? Sin proyecto de vida, puede suceder que te desenfoques y acabes haciendo todo y nada. Y entonces, miras a tu derecha o a tu izquierda, y recaes nuevamente en la comparación, y con eso, en la envidia.

Por eso, no dejes de lado este paso tan importante y valioso en tu vida. Medita, analiza, invierte tiempo en encontrar tu misión de vida. Créenos, vale la pena.

¿Quieres conocer nuestra misión como +VIDA? Aquí te la contamos.


En resumen: siempre van a haber personas a tu alrededor a las cuales les va a ir mejor que a ti en la vida. Siempre van a existir personas que tienen cosas que nosotros deseamos. Acepta esa realidad como decisión de vida y pon el foco en ti, en lo que tienes, en lo que te distingue, en tus cualidades. Invierte en fortalecer tu amor propio y tu propósito de vida y verás como los sentimientos de envidia van desapareciendo. Prometido.

¿Estás listo para más?

Únete hoy a nuestra comunidad y comienza a construir la vida de felicidad y plenitud que mereces.

+VIDA Asesoramiento psicológico y coaching diseñado a la medida y con pasión para ti. Nuestra misión es apoyarte y brindarte asesoramiento profesional para fomentar tu bienestar emocional y desarrollo personal. Te ayudamos a revertir la tristeza, dejar de sufrir y ganar la claridad y el coraje para diseñar y vivir la vida que mereces. Trabajamos, esencialmente, por tu felicidad sostenible.
Contáctanos

Comments powered by CComment