Controla y entiende tus miedos

¿Será que es posible aprender a controlar y manejar mis miedos?

¿Hay algo que realmente puedo hacer para dejar esta emoción de lado y que no me frene?

¿Cumple el miedo una función en mi vida?

La respuesta a estas preguntas es la misma: Sí.

Si te interesa saber más sobre la emoción miedo, qué significa, qué función tiene y cómo podemos manejarla mejor en el día a día, te invitamos a que sigas leyendo.

¿Qué es el miedo y para qué sirve?

Lo primero que debes saber es que el miedo es una emoción básica y primaria, la experimentamos todas las personas y pertenece a nuestro “diseño humano”.

Es una emoción que se vivencia como desagradable ya que indiscutiblemente nos hace sentir mal, nos frena, nos limita de hacer las cosas que deseamos o que se nos presentan en la vida. El miedo es además una emoción pasiva pues nos alerta de pasar a la acción y nos mantiene, sin pedir nada a cambio, en nuestra zona de confort.

En principio, suena cómo si pudiéramos vivir mejor si un día simplemente despertaramos y esta emoción hubiese desaparecido de nuestras vidas, ¿no es así?

Sin embargo, piensa con nosotras ¿Qué pasaría si viviéramos sin miedo?

Sin miedo, sin esa emoción que nos mantiene alerta, viviríamos de forma tan temeraria que pondríamos en peligro nuestra vida. Solo existiría una posibilidad: moriríamos o nos haríamos mucho daño.

El miedo nos ayuda a sobrevivir, es un mecanismo adaptativo que nos mantiene a salvo, frente a un entorno que podemos percibir como amenazante por diferentes razones. Estas amenazas pueden ser peligros para nuestra vida, nuestra seguridad, o incluso amenazas para nuestro bienestar psicológico, autoestima, autoconcepto, confianza personal, estabilidad etc.

A no ser que la amenaza sea muy concreta y objetiva (un fuego, la posibilidad inminente de un choque, la proximidad de un depredador etc) la percepción de estas amenazas del entorno es justamente eso: una percepción. Por lo cual tienen un carácter muy subjetivo. Esto quiere decir sencillamente que el miedo es una emoción que reacciona en función de nuestros patrones y esquemas mentales, de nuestras creencias y pensamientos.

Por ejemplo, imagina que estás deseoso de cambiar de trabajo. Sin embargo, piensas que tu currículum no es lo suficientemente bueno cómo para que te escojan para ese puesto que anhelas, y que además solo de pensar en hacer una entrevista de trabajo y que te hagan preguntas que quizás no sepas responder entras en pánico. Además, habría que empezar de nuevo, quién sabe cómo van a ser los nuevos colegas, o el jefe…finalmente decides no arriesgarte y mandar la aplicación a ese trabajo que tanto te gusta porque, como dice el dicho, mejor malo conocido que bueno por conocer.

Sin embargo, si creyeras que:

nadie tiene un currículum perfecto, se trata siempre de un balance

que tu experiencia de trabajo y conocimientos son suficientes

que tus características personales te ayudan

que harás lo que esté en tus manos para que el proceso sea exitoso, pero que hay igual un conjunto de factores que no podemos influir y por eso no dejamos que nos preocupen

que siempre vale la pena intentarlo y si no lo consigues al menos ganas experiencia

Muy probablemente harías la aplicación de trabajo, dando lo mejor de ti.

Entender esto es esencial , pues si el miedo es una emoción que reacciona en dependencia de lo que creemos y pensamos, cambiando nuestros pensamientos y creencias vamos a poder manejar y controlar mucho mejor esta emoción. Como ves, esto se pone interesante.😉

Si estás en busca de un acompañamiento psicológico, personalizado y con buena dosis de ciencia y corazón, toma acción y reserva hoy mismo tu primera cita gratis con nosotras y descubre cómo podemos ayudarte.

Me interesa

Ahora bien, ¿qué puedo hacer para manejar mejor mis miedos? Aquí te van nuestros consejos!

1Ponle nombre a tus miedos.

Es mucho más fácil “enfrentarse” a lo que conocemos. Es por eso que debes reconocer a qué le estás temiendo exactamente. Ponle nombre, mientras más concreto mejor. ¿Es miedo a ser rechazado? ¿Al abandono? ¿Al fracaso? ¿A que te vean débil? ¿A que no te quieran?

Identifica tu miedo y ponle un nombre, con la mayor cantidad de detalles y especificaciones posible. Así sabremos qué obstáculos son los que debemos superar.

2El tigre no siempre es tan fiero como lo pintan.

Seamos sinceros: A veces vemos amenazas donde no las hay. Sufrimos por cosas que no existen, que aún no han pasado. Muchas veces producimos nosotros mismos nuestras propias películas de terror. Es por eso que lo esencial es que comprendas que, en nuestra mente, con su inmensa capacidad de creación, está la clave. Podemos producir pensamientos positivos, que nos fortalezcan y nos den aliento. Podemos cambiar el guión de nuestra propia película.

En la mayoría de las ocasiones, nuestros miedos no tienen una naturaleza física definida, sino que derivan de un entramado de ideas irracionales basadas mucho más en lo posible que en lo probable. Cuestionemos esas creencias negativas o fatalistas que tenemos. ¿Son realmente reales? ¿100% reales? ¿Qué efectos producen en ti? ¿Te traen beneficios estas creencias?

Enfrenta el futuro con valentía y humor. Y haciéndolo así es muy probable que, al encararlo, el “tigre no será tan fiero como lo pintan”.

3¿Qué está del otro lado del miedo?

Hazte esta pregunta y respóndela con mucha sinceridad. ¿Qué crees que ocurriría si dejas por un segundo a un lado tus miedos? ¿Qué podría pasar? ¿Te sería de algún beneficio para tu vida?

¿Qué es eso que te gustaría hacer, que sabes que deseas y por miedo no te atreves? ¿Qué ganas con superar el miedo? Aquí te recomendamos que hagas una lista de esas ganancias y beneficios, para que te recuerde el por qué es importante intentarlo y arriesgarse a tomar acción en pos de lo que deseas para tu vida.

4¿Qué es lo peor que podría pasar?

Habiendo reconocido a qué le tenemos miedo exactamente (punto 1) es muy efectivo para controlar el miedo imaginarse el peor escenario posible. Piensa en lo peor que podría pasar.

Cuando tengas ese escenario en mente, hazte la pregunta: cómo he afrontado ya en el pasado una situación así o similar. Estamos seguras que encontrarás ejemplos. ¿Cómo has solucionado antes una situación de fracaso, el no haber logrado una meta que te propusiste, o salir adelante después de ruptura de pareja, o cómo conseguiste afrontar un cambio o una situación nueva?

Sea cual sea tu miedo piensa cómo lo has afrontado antes, busca en tu experiencia de vida, en la persona que hoy eres los recursos que ya tienes para afrontar una situación difícil.Estamos seguras de que los vas a encontrar. Y luego toca reactivarlos y aplicarlos al momento presente.

Esto te ayudará increíblemente a superar tus miedos y pasar a la acción, porque reconocerás que los recursos ya están en ti, y que aunque no lo creamos, no empezamos nunca de cero.


Para ir entonces finalizando, es importante que entiendas que el miedo tiene una función: protegerte y mantenerte a salvo. Siempre intentará decirte que no salgas de tu zona de confort, porque es que él no se puede responsabilizar de lo que pase después. El miedo te cuida. Es por eso que no debemos luchar contra él, sino convertirlo en un amigo, un aliado con el que nos atrevemos a intentar cosas nuevas y dar pasos en pos de nuestras metas.

El miedo no va a desaparecer, pertenece a nuestra naturaleza. Salimos de nuestra zona de confort con miedo incluido 😉. Avanzamos con él de la mano.

Ahora cuéntanos, ¿cuál ha sido tu experiencia con la emoción miedo?

¿Estás listo para más?

Únete hoy a nuestra comunidad y comienza a construir la vida de felicidad y plenitud que mereces.

+VIDA Asesoramiento psicológico y coaching diseñado a la medida y con pasión para ti. Nuestra misión es apoyarte y brindarte asesoramiento profesional para fomentar tu bienestar emocional y desarrollo personal. Te ayudamos a revertir la tristeza, dejar de sufrir y ganar la claridad y el coraje para diseñar y vivir la vida que mereces. Trabajamos, esencialmente, por tu felicidad sostenible.
Contáctanos

Comments powered by CComment